dilluns, 13 de desembre de 2010

Rendido


- Donde quieres que te la eche?

- En el rostro

- Pues entonces cambia de posición porque así como estás no voy a acertar

- Mmmmmm

- Espera que busco algo. Toma! Límpiate

- Gracias. Ya está

- Sabes? Nunca había estado con alguien tan mayor como tu

- Y?

- Nada, que me ha gustado mucho, estoy muy bien

- Es lo mejor que me han dicho en mucho tiempo. No creas que para mi es tan fácil encontrar ocasiones como la de ahora

- Eres muy tierno, muchos hombres endurecen el carácter con el paso de los años

- Muchos hombres no viven en poesía como intento vivir yo, el mundo no siempre es bello, casi nunca lo es, pero si miras a otra parte mantienes tu interior inocente

- Pero esto es engañarte y dar la espalda a la realidad que nos afea a todos

- Y que gana mi ser intimo estando concienzudo en negativo todas las horas que estoy despierto si con ello solo logro amargar mi yo más sincero

- Pues ganas en verdad y en afrontar la suciedad que nos envuelve

- Y tu crees que si yo me hubiese dedicado toda mi vida a constatar la maldad y mediocridad de los humanos, sería ahora una mejor persona o mejor dicho una persona más válida

- Probablemente sí

- Pero para tus intereses no creo que fuese una ventaja conveniente

- Por qué lo dices

- Pues porqué me tienes rendido ante tu belleza voluptuosa, por mi modo de ver la vida, hedonista y lúdico.

- Una cosa no tiene que ver con la otra

- Y tanto que tiene relación con lo que afirmo, mis maneras de apartar de mi vista la parte oscura de esta tierra me hacen ver, amar y valorar la luz de la belleza, puedo acariciar tu piel horas enteras, oler tu perfume intimo, mirar estos dientes superiores, blancos y brillante que te hacen una sonrisa de conejito intrépido, entretenerme contando los cuatro pelos que tienes en el pecho, entre estos dos pezones pequeños como chinchetas, morderlos y escucharte decir que allí no tienes sensibilidad, eres tan hombre! Puedo contemplar el cuadro que ofrece tu figura esbelta de nadador olímpico i verte cambiar de bañador una y otra vez hasta que encuentras el más apropiado para tus propósitos, puedo verte accionar las pesas de 15 kilos para potenciar tus bíceps de volumen incipiente mientras interiormente te aplaudo y venero. Todo esto puedo hacer porque no estoy contaminado por la realidad sombría y asfixiante que nos quiere tener atrapados. Nos quiere tener sumisos, tristes y acojonados.

- Me gusta oírte decir estas cosas de mi

- Estas cosas son para ti mi niño grande

- Sigue como eres, un bicho raro que me dice cosas bonitas. Ya discutiré de cosas serias con mis amigos del fútbol de sábado noche

- Cuando quieras me llamas y vengo al instante, sí, para esto somos vecinos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada